Miguel Rodríguez recoge la Medalla de Andalucía con un recuerdo a La Línea y su barrio “La Colonia”

La Medalla la ha recibido de manos del Presidente del Parlamento de Andalucía Juan Pablo Durán

1
1072

El empresario Linense, Miguel Rodríguez, propietario del grupo Festina, ha recibido la Medalla de Andalucía, concedida por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, y ha explicitado recogerlo “en nombre de La Línea de la Concepción y en el de su barrio “La Colonia”.

Rodríguez tuvo que emigrar de La Línea con 16 años, y trabajo desde camarero hasta en una fábrica de turbinas cuando llegó a Suiza.

El empresario ha llegado a ser propietario de la marca de relojes Grupo Festina, uno de los líderes mundiales del sector, tras unos comienzos duros en los que tuvo que emigrar a Badalona como consecuencia del cierre de La Verja de Gibraltar.

En la ciudad catalana compaginó diversos oficios, como albañil y lavacoches, con los estudios nocturnos de Delineación y Peritaje Industrial.

Tras su retorno a España comienza a vender relojes y abre una tienda en Barcelona. El éxito de las ventas le permite comprar dos marcas suizas: Lotus, en 1981; y Festina, en 1984. Posteriormente adquiriría Jaguar (1989) y Candino (2002). Actualmente cuenta con cientos de tiendas cuya sede central se encuentra en Sevilla.

Desde los años 80 su crecimiento ha sido imparable, convirtiendo la empresa en una multinacional y en la compañía relojera que más factura en España, con más de 146 millones de euros anuales.

Además de su faceta emprendedora, Miguel Rodríguez Domínguez es un defensor de la recuperación de la memoria histórica y ha estado muy implicado en la exhumación de la fosa común de la finca de El Marrufo, en el corazón del Parque Natural de Los Alcornocales, donde sospechaba que se encontraban los restos de su abuelo.

En La Línea han sido muchos los que han celebrado la concesión de la Medalla a Miguel Rodríguez y su recuerdo explicito a la ciudad.

1 Comentario

  1. […] Miguel Rodríguez tiene una gran conciencia memorialista desde pequeño, ya que su abuelo y su bisabuela fueron fusilados por los golpistas y sus cuerpos arrojados a esa fosa común, cuyos restos fueron recuperados junto a los de una treintena de asesinados. Su padre también sufrió persecución por el franquismo y fue internado en un campo de concentración en la localidad granadina de Motril. Este empresario andaluz atípico por su altruismo no entiende cómo el Estado español incumple sistemáticamente su deber de atender a las víctimas del franquismo. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here