Rocío Pérez-Periáñez, educando en la Danza

0
2124

Rocío Pérez-Periáñez es una joven linense que compagina su carrera como docente en Educación Física con la de profesora de Danza Moderna. A diario transmite a sus alumnos su pasión por el ejercicio físico, el baile y hábitos de vida saludable.

La pasión por la danza surgió en ella desde muy pequeña. Sin embargo, no fue hasta que se trasladó a Madrid para estudiar la carrera cuando contactó de forma más profesional e intensa con la Danza Moderna, recibiendo formación de la mano de Carlos Alves, coreógrafo de gran prestigio, en las Escuelas Karen Taft y Madrid Dance Center del relevante Víctor Ullate.

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Rocío ha trabajado en el mundo del fitness, del entrenamiento personal y también ha estado y está estrechamente vinculada a la danza. Actualmente trabaja para la Junta de Andalucía como profesora bilingüe de Educación Física en un instituto de Málaga.

Rocío nos confiesa que la vida de una profesora de baile es apasionante y emotiva: “lo más gratificante como docente es poder transmitir lo mejor de mí a personitas con entusiasmo e ilusión. Esto requiere de mucho trabajo detrás: planificación de la preparación física, creaciones coreográficas, diseño de vestuarios, mezcla de música. La vocación consigue que todos estos aspectos sean llevaderos”. Y es que, tras todo este esfuerzo, todavía es poco el reconocimiento que existe en nuestro país hacia las  disciplinas artísticas. “Aunque soy positiva y considera que cada vez hay más interés”, apunta.

“Me gusta fusionar secuencias, combinar movimientos y crear coreografías bastantes personales, aunque he recibido más formación en técnica de jazz. Las acrobacias también suelen estar presentes en mis trabajos. Si tengo algo que me inspira lo introduzco en mis clases. Sin creatividad estamos perdidos”, señala.

Esta joven linense de 27 años se enorgullece de poder trabajar en lo que realmente le apasiona. En estos momentos, viaja por toda Andalucía como profesora interina. En este sentido, “trabajo la inclusión, la igualdad y la transmisión de hábitos de vida saludables entre adolescentes con dificultades, utilizando la danza como principal herramienta”. Recientemente ha puesto en marcha un proyecto, “Healthy Breaks”/“Recreos Saludables”, a través del que los alumnos reciben clases de danza gratuitas durante los recreos.

Se trata de “puntos de unión donde practicamos actividad física, nos divertimos y compartimos buenos momentos. La iniciativa ha sido todo un éxito. Estoy muy contenta”.

Como linense de pro, La Línea “me parece una ciudad con mucho potencial, muchas posibilidades y con gente maravillosa. Esto se debería dar más a conocer, porque los encantos de esta ciudad son más numerosos que los aspectos negativos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here