Triana Argüez es una joven vecina de La Línea que busca desesperadamente a su hermana gemela, presunto caso de bebé robado. “Siempre he tenido la corazonada de que mi hermana está viva”, comenta a Calle Real. Triana, de treinta años, ha protagonizado distintos reportajes en prensa y en televisión, con los que espera difundir su historia y encontrar a su hermana gemela.

Toda comenzó cuando en 2008 salen a la luz los primeros escándalos de bebés robados. Tan sólo en la provincia de Cádiz la asociación SOS Bebés Robados ha contabilizado 600 casos. La mayoría de estos robos denunciados se habrían producido en los hospitales de Cádiz capital, Jerez, La Línea y Algeciras. Entonces, Triana y su familia comenzaron a investigar, moviendo papeles y documentos y encontrando graves irregularidades.

En 2011 la Policía Judicial abrió el nicho donde supuestamente descansaban los restos de la hermana de Triana. Sin embargo, el nicho estaba vacío. Tan sólo encontraron tierra, serrín y un cerrojo. Las pruebas practicadas certificaron que además había restos de pelos, una pulsera y un catéter, sin poder determinar que los restos de la hermana de Triana habrían estado o no en ese nicho. “Ojalá las pruebas hubiesen demostrado que mi hermana sí estuvo allí”, explica.

La madre de Triana vivió un embarazo muy complicado. Con tan sólo tres meses de gestación tuvo que ser ingresada en el antiguo hospital de La Línea por amenaza de aborto. Allí permaneció por algo más de tres meses, hasta que con seis meses de gestación dio a luz a dos gemelas. “Los médicos le habían dicho a mi madre que daría a luz a un niño grande, pero al final vinimos dos niñas. Diez horas después del parto le dijeron a mis padres que una de nosotras había muerto. A mí me trasladaron al hospital Materno-Infantil de Málaga esperando que ganara algo más de peso”.

Los padres de Triana no llegaron nunca a ver el cuerpo de la pequeña fallecida. “Eran muy jóvenes, todo fue muy rápido y estaban en shock. No pidieron ver el cuerpo”, añade la joven linense.

Triana y su hermana gemela vinieron al mundo en 1988. Sin embargo, en la búsqueda de pruebas y demás documentos que ayudasen a esclarecer el caso, Triana y su familia descubren que en el parte de defunción de su hermana gemela consta que la pequeña falleció en 1994, seis años después de su nacimiento. “No sabemos si se trata de un error informático o no, pero es otra irregularidad más”, subraya Triana.

Además de estas contradicciones, la familia afectada denuncia que durante los cinco primeros años no consta quién se hizo cargo del mantenimiento del nicho. Tampoco figura quién se hizo cargo del entierro. Nacimos el 3 de mayo de 1988, pero el entierro no fue hasta el 4 de mayo. En uno de los documentos consta que el forense certificó la muerte de mi hermana dos horas después de su supuesto entierro. Todo es muy extraño”.

A todo esto, el legajo de aborto de la pequeña (documento donde se registran los bebés que no superan las 24 horas)  fue presentado por un hombre que la familia afectada no conoce. Un hombre que, según denuncian, aparece implicado en otros casos de bebés robados.

Dicen que los gemelos tienen una conexión especial y yo siento que mi hermana está viva en alguna parte. Siempre he tenido corazonadas, sensaciones, sueños con ella. No voy a dejar de buscarla”, comparte su testimonio de manera rotunda esta joven linense, dispuesta a mover cielo y tierra para encontrar a esa hermana que siente con ella.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here